FALSEDAD MARCARIA.

 

En la actualidad la falsificación de todo tipo de productos supone un grave problema a nivel internacional. El mercado de las falsificaciones se calcula en un 10% del comercio a nivel mundial, lo que presume unas pérdidas anuales de más de 600.000 millones de dólares para marcas y fabricantes. Incurre en este delito todo aquel que fraudulentamente, usurpe y utilice nombre comercial, insignia, marca, patente de invención, modelo de utilidad, diseño industrial, o los aplique a objeto distinto de aquel al que estaba destinado. Se puede identificar por el empleo de material de baja calidad, tener diferencias en el diseño, u ostentar una marca semejante a otra de reputación.